viernes, 13 de febrero de 2015

Sorbete de fresa con cava

El sorbete, en éste caso, es totalmente hecho en casa. La receta es de mi amiga bloguera Michi, de Desastre en la cocina, que me sopló hace unos días después de mi acoso e insistencia por todas las redes sociales existentes. ¡Gracias, mujer! ^^

Me diréis que se puede comprar el sorbete hecho y nos ahorramos el trabajo previo de lavar fresas, triturar, enfriar, heladera... Evidentemente, pero escuchad lo que os digo, es muy fácil de preparar y no os llevará mucho tiempo. 







Fijaros en la fecha que se acerca y la idea que os dejo con esta entrada al blog. 





Ingredientes:



  • 500 gr de fresas
  • 100 gr de agua
  • 100 gr de azúcar
  • una chucharada de miel
  • una cucharada de vodka
  • una botella de cava brut nature


Preparación:


Lo primero de todo es preparar un almíbar simple con el agua y el azúcar. Llenamos un cazo con el agua y calentamos hasta que hierva. Incorporamos el azúcar y removemos hasta su total disolución. 

No dejéis mucho rato en el fuego, no queremos un almíbar espeso. Reservamos en un recipiente a parte para que enfríe. Yo he dejado en un tarro de cristal de un día para otro.




Trituramos las fresas con el almíbar y la cucharada generosa de miel. La cucharada de miel la meteremos unos segundos en el microondas para que queda más líquida.

Metemos en un recipiente con tapa el triturado y lo metemos en la nevera un mínimo de 4 horas. Mejor de un día para otro.

Montamos la heladera y ponemos en marcha la pala. Volcamos el triturado en el interior de la heladera y dejamos coger cuerpo.





Cuando empiece a tener buena textura, añadimos la cucharada de vodka y dejamos trabajar la heladera unos minutos más.

Si las fresas son congeladas, podemos saltarnos el paso de enfriar el triturado. Trituramos las fresas con el almíbar, la miel y el vodka. Después montamos la heladera y añadimos el triturado hasta obtener la textura deseada.







Si no os gusta encontrar las semillas de fresa en el sorbete, os recomiendo pasar el triturado por un colador fino para deshaceros de todas las semillas posibles.






Os recomiendo tener guardado el sorbete en el congelador para que coja un poco más de cuerpo. Así nos será más fácil servir en las copas.








Tenemos dos opciones a la hora de servir el sorbete con cava. La primera opción es llenar las copas con sorbete al gusto e incorporar el cava. A modo de cóctel nos lo tomamos con una pajita.

La segunda opción es llenar una jarra con sorbete y cava, mezclamos todo y vamos sirviendo en copas.

Aunque es cierto que hay una tercera opción, nos tomamos nuestra ración de sorbete con cucharilla y vamos tomando cava de la copa.


Sea la opción que sea, espero que la disfrutéis en buena compañía.


¡Qué aproveche!



4 comentarios:

  1. Hola Gemma. Me encanta, me encanta, me encanta esta receta. Gracias, la guardaré para hacerla cuando pueda. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que a mí me encanta que te encante.

      Un saludo!

      Eliminar
  2. Jajajaja, la receta es mía y lo publica antes que yo la jodía. Qué estupendo te ha salido, más finito que a mí. Yo no lo colé porque al ser para postre queda como más auténtico lo de las semillas. Qué ricura con cava, seguro que yo lo acabaría haciendo con sidra. Qué ruína de persona. Un besazo, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jojojojo! Jodía y malaje que es una. Pues no lo colé porque estaba perráncana y las fresas eran congeladas. Luego, como me quedaban fresas le metí bien de ron, limón y azúcar moreno. Así que nos tomamos un daikiri de fresa mientras la heladera iba dándole.

      Un saludo!

      Eliminar

¡Gracias por comentar!

Entradas relacionadas
Blogging tips